Cellscope: Diagnósticos médicos por teléfono móvil

04.10.2009 18:59

 

 

Un grupo de investigadores ha puesto a punto un económico dispositivo que puede convertir cualquier telefóno móvil, dotado de una cámara, en un microscopio fluorescente. Los responsables del invento aseguran que gracias a su invento se podrán diagnosticar enfermedades como la  tuberculosis y la malaria en los países en vías de desarrollo, naciones que por lo general poseen un acceso limitado a los recursos sanitarios. La idea que originó el Cellscope tuvo origen en un proyecto presentado en una clase de óptica en la Universidad de Berkeley. El artilugio tiene la capacidad de capturar imágenes amplificadas de muestras de sangre y esputos, que pueden enviarse a un laboratorio o ser revisadas por un especialista para determinar si contienen o no rastros de estas enfermedades.

La tecnología utilizada no es especialmente compleja. El Cellscope es básicamente una extensión con forma de tubo que se fija al móvil mediante una correa. En el extremo de la cámara del teléfono existe una fuente de luz (un diodo LED de color azul) que emite fotones en una longitud de onda determinada. Sobre un portaobjetos se colocan las muestras de sangre o saliva a las que se añade una tintura llamada auramina. La luz del LED es absorbida por esta substancia, que se ilumina con un color verde fluorescente en caso de que haya, por ejemplo, bacterias de la tuberculosis. Un software especial es capaz de contar las bacterias verdes en forma automática y arriesgar un diagnóstico en tiempo real. En casos dudosos, o que requieran de una confirmación, la imagen se puede enviar a través del mismo móvil a instalaciones adecuadas para ser analizadas en profundidad. Dado que las imágenes pueden incluir “etiquetas” con información GPS, hasta podrían servir para dar indicios de posibles brotes de la enfermedad.

Aydogan Ozcan, profesor asistente de ingeniería eléctrica en UCLA, que trabaja en el desarrollo de un aparato similar pero sin lentes, afirma que “este método tiene mucho valor en aquellas partes del mundo donde los recursos médicos son escasos. Es un gran paso adelante en este área tan importante.” Lo interesante del Cellscope es que su bajo precio y sencilla construcción hacen que cualquier país pueda fabricarlo. Experimentos anteriores, utilizando luz blanca, ya habían demostrado su utilidad a la hora de detectar casos de anemia, pero la inclusión de la luz azul lo hace mucho más útil en aquellos lugares donde se necesitan mecanismos accesibles, baratos y fiables para detectar enfermedades comunes como la tuberculosis y la malaria.

Cellscope posee el potencial de transformar los cuatro mil millones de teléfonos móviles existentes en la actualidad en dispositivos de microscopía móvil. Si tiene éxito podría disminuirse de forma dramática la cantidad de afectados por estas enfermedades.

© 2009 Todos los derechos reservados.

Crea una web gratisWebnode